Buscar

Cuarta revolución industrial o Industria 4.0


Para entender de donde proviene la cuarta revolución industrial es necesario hacer un repaso de las anteriores revoluciones industriales. La primera revolución industrial se basó en el desarrollo de la máquina de vapor y la mecanización del trabajo; es decir, sustituir el trabajo físico con trabajo mecánico ya sea con energía hidráulica o energía eléctrica. La segunda revolución industrial se basó en la fabricación en masa, creando líneas de producción, siendo el automóvil el más importante de ellos y el Ford T negro su símbolo más importante. La tercera revolución industrial, incorporo el uso de las computadoras, la automatización a los procesos industriales y se asienta sobre nuevas tecnologías de la información y la comunicación, así como en las innovaciones que permiten el desarrollo de energías renovables.


Si bien desde el año 2011 en la Feria de Hannover se comenzó a hablar de la Industria 4.0, la cuarta revolución industrial es un término que nace con la publicación del libro “La Cuarta Revolución Industrial” de Klaus Schwab; economista y empresario alemán, fundador del Foro Económico Mundial, en el cual afirmaba que “Estamos al borde de una revolución tecnológica que modificará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos. En su escala, alcance y complejidad, la transformación será distinta a cualquier cosa que el género humano haya experimentado antes”.


La industria 4.0 comprende la digitalización e integración de cadenas de valor, productos y/o servicios. Las tecnologías de información, las máquinas y los seres humanos están conectados, interactuando en tiempo real, creando así una forma de fabricación más inteligente y está marcada por la exploración y explotación de los datos; el nuevo petróleo del siglo XXI, su refinación y sus derivados.



Déjenme explicarme un poquito mejor, el uso de algoritmos para procesar los datos, la interconexión masiva de dispositivos y sistemas de gestión empresarial vendría a ser su refinación y el Deep Learning, Machine Learning, la Inteligencia Artificial (IA), el Internet de las Cosas (IoT), el BigData serían los derivados del uso y refinamiento de los millones de datos que producimos cada segundo, cada hora, cada día, cada uno de nosotros. Y por último el enlace de todos los datos; en bruto o refinados, en la nube o Cloud (privada, pública o híbrida), donde los datos son categorizados, almacenados y donde pueden ser desarrolladas aplicaciones que recojan los datos y nos los devuelvan en forma de alarma, identificación o servicio añadido.


Obviamente la Industria 4.0 implica la digitalización de la totalidad de los procesos operativos, la interconexión de todo a través de sensores de lectura y emisión de datos, la integración de tecnología para procesamiento de datos, y de esta manera estudiar, analizar y predecir el comportamiento de los usuarios/clientes internos o externos, personalizando los bienes y servicios lo que obliga a la flexibilidad de una fábrica que tendrá que gestionar adecuadamente sus materias primas, insumos y recursos.


Una de las transformaciones más importantes en la industria 4.0, supone transformar el modelo de negocio colocando al centro al cliente en vez del producto, cambiando su visión estratégica de largo plazo, utilizando la tecnología y los datos para innovar continuamente, caso contrario se enfrentará a la aparición de nuevos negocios disruptivos más agiles y veloces que los tradicionales, que tienen la ventaja de nacer entendiendo las necesidades de los clientes o específicamente para atender algún problema no atendido o generado por la actual industria.


Hoy, tenemos un nuevo cliente, cada vez más conectado, exigente y consciente de lo que consume, y que impacta en todo el ciclo de producción: desde el diseño y fabricación hasta la distribución, que ha generado un cambio cultural del consumo y la venta. Todos estos datos, que producen los clientes, deben ser escuchados y transformados en insumos de la nueva industria.


Además, pensar en los clientes y sus sentimientos, también implica el uso de tecnología amigable con el medio ambiente y con el cuidado del planeta, así como vigilar y reducir la energía que utiliza para la generación de estos nuevos bienes y reducir el impacto de la producción en la naturaleza: emisiones, contaminación, cambios medioambientales.


Entonces ¿qué es lo que ha cambiado realmente en la industria que nos lleve a pensar en un nuevo paradigma industrial, si los procesos o las máquinas en la industria son digitales desde los años 70?


Los principales cambios son: a) que los objetos fabricados por la Industria 4.0 ya no son pasivos, son activos; b) que existe una convergencia de las tecnologías de operación e información; y c) la implementación de plataformas colaborativas, fundamentalmente de proveedores y clientes.


Columna originalmente publicada en público.bo y eju.tv el 24 de febrero de 2022.

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo